DUALIDAD

Paradigma de la Dualidad vs Unicidad: ¿Desde cuál actúas?

Dualidad y Unicidad: mucho se está hablando de estos dos términos y quizás nos confundimos sobre el significado de cada uno de ellos, y aún más no sabemos identificar desde cual de ellos actuamos en nuestra vida. Ambos, son utilizados para hacer las elecciones más simples y sencillas de la vida cotidiana, también para esas decisiones que requieren algo más de transformación interior. Lo cierto es que todos sin excepción, pensamos, sentimos y actuamos, de acuerdo alguno de ellos, y en todos los casos, aplicamos los dos. Veamos la razón. 

Dualidad

 
Una palabra que representa la polaridad de la vida en el planeta tierra y de nuestra experiencia como seres humanos, trae implícito los dos polos de todo cuanto existe aquí, esos que catalogamos como: arriba y abajo, hombre y mujer, noche y día, bueno o malo, placer y dolor, pobreza riqueza, rencor y perdón, enfermedad o salud, yin y yang.

 

Eso es la dualidad de buenas a primeras, sin embargo es sólo la punta del iceberg.

 

Dualidad representa en un aspecto más profundo, la creencia de separación de nuestro ser con nuestra Fuente Creadora, llámese Dios, Universo, Campo Cuántico, etc. Esto principalmente se debe a que tenemos un cuerpo físico que permite diferenciarse de otro dentro de su misma especie, y que biológicamente nos hace diferentes en algunas cosas, en consecuencia llegamos a este mundo y comenzamos a percibir con el paso del tiempo, nuestras diferencias con respecto a los otros cuerpos. Aunque siendo niños, y hasta los 6 años aproximadamente, un niño no tiene la consciencia de percibirse como un individuo, de hecho varios autores indican que los niños hasta esa edad, viven todas sus experiencias como si fueran su madre, es decir, la conexión entre el niño y su madre está tan unido, que el niño grabará las experiencias de la madre como si fueran sus propias experiencias, sin apreciar separación alguna. Pero ese tema es “harina de otro costal” que hablaremos en otra oportunidad.

 
Cuando vivimos en este paradigma, nos posicionamos continuamente en uno de los polos de las experiencias, cliente y proveedor, emisor – receptor, victima y salvador, agresor y victima, hombre –  mujer, ahora bien, el componente añadido viene con la emoción que usamos al posicionarnos ahí. ¿Cómo lo vivimos?

 

Las experiencias que no nos gustan, las solemos experimentar desde el dolor, desde el miedo en cualquiera de sus formas, añadiéndole el hábito adquirido de hablar y pensar sobre ello una y otra vez, lo que hace que la situación se repita una y otra vez de forma dramática en nuestra cabeza y también en nuestra realidad. O por el contrario, podemos hacerlo desde un punto de vista del desapego y desde el saber interior que todo es perfecto tal cual es, sin emitir juicio alguno. En esas situaciones de transformación (que muchos llamarán problemas)

 

¿Desde cual sientes y percibes tú?

Unicidad

 

 

Cuando te desapegas de los conceptos previamente adquiridos y eres capaz de observarte desde fuera de tu cuerpo físico, desde el observador, tu universo comienza a desintegrar esos aspectos duales para darte una nueva visión. Esta nueva visión de la que te hablo, se refiere a la perspectiva de VerNos como un sólo ser junto a ese creador. Somos Uno en Espíritu con todo, simplemente estamos en la expansión del Universo disfrutando del patio de juegos llamado Tierra.

 

Vivir desde este paradigma implica que en las vivencias que tengamos nosotros y las que tengan los demás, nunca las tomaremos de forma personal, las viviremos sin emitir ningún juicio, y aceptaremos la responsabilidad de su aparición en nuestra vida, simplemente como una experiencia, sin el añadido de Buena o Mala y sabiendo que lo podemos cambiar, pues somos la fuente de todas las vivencias. 

 

Reconociendo las emociones que nos hacen sentir y aquellas situaciones que nos afloren emociones que nos hagan sentir malestar, entonces buscaremos darles una nueva interpretación desde la Unicidad para poder integrarlas y darles otro significado.

 
Saber que más a allá de esta experiencia llamada Ser Humano, somos el aliento que da vida a la existencia de todo, sin forma, sin color, sin sexo, simplemente Amor, nos lleva a percibir de forma completamente diferente todo cuanto nos sucede, desde nuestras relaciones, hasta comprender el papel protagónico que tenemos en las sincronicidades que se nos presentan. También experimentamos experiencias como La Muerte (física, pues el espíritu nunca muere) de forma absolutamente diferente, sin dolor por la incertidumbre de no saber que sucede después de eso, sino más bien con la alegría que hemos salido del patio de juegos de la humanidad.

Dualidad Vs. Unicidad. ¿Desde donde actúas? 

 
Cada vez que tengas una situación que te provoque alguna emoción de malestar, detente por un momento y observaTe! Detalla ¿qué sientes, que pensamientos te llegan a tu mente, que palabras pronuncia tu boca? Ahí sabrás desde dónde estás viviendo.

 
Si deseas dar el paso para una vida desde la Unicidad, comienza por ser Coherente contigo mismo, ¿y cómo se logra esto? Di Sí cuando quieras decir Sí, y di No cuando quieras decir No. Y entrega todo lo demás. Suelta el control del desenvolvimiento de los hechos, y simplemente observa. No pienses que pensaran los otros o que dirán los otros, pues cada quien es responsable de su propio trayecto.

 
Te invito a que apliques la coherencia en tú vida, y regocijate con el cambio que sentirás en ti y que verás en el mundo.
Nos vemos pronto! Gracias por leerme siempre!

Con Amor,

Dilcia.
Enfoque Alquimia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *